Del punto y sus peros


Le encantaban los puntos pero les tenía miedo.

Puntos suspensivos.
Punto y coma.
Punto y a parte.
Punto y final.

Casi nadie usa puntos en los mensajes. Suspensivos sí, claro, resulta fácil estar en el aire cuando se trata de vivir una vida paralela que solo existe en una pantalla diminuta. La vida es en 3D o en cuatro, mejor dicho, si contamos con la intuición de lo intangible. Con todos sus miedos. Con todos sus puntos.

Ella los usaba en cada mensaje. Le encantaban pero sentía que nadie la tomaba en serio cuando los ponía.

Pocas personas la han visto realmente enfadada. «El día que me enfade no volverás a verme.» Nadie la creía.

Su paciencia era infinita pero cuando se hartaba, el punto se convertía en un agujero negro que se tragaba cualquier posible futuro y todos los peros.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: